Republica Dominicana paraiso abiero a la inversion

Report for [MEDIO] / [PUT HERE ?]

Información General

La República Dominicana ocupa tres cuartas partes de La Española, isla que comparte con Haití, y se sitúa como el segundo país de mayor extensión del Caribe entre Cuba y Puerto Rico. Descubierta por Cristóbal Colón en 1492, en ella han dejado su huella españoles, franceses y norteamericanos a lo largo de la historia. El país obtuvo su independencia en 1844 y tras varios periodos de represión política, en 1966 comenzó un proceso de consolidación democrática y desarrollo de las estructuras productivas nacionales, que han contribuido a la estabilidad política y económica de la que disfruta actualmente. Desde entonces, han tenido lugar once procesos electorales democráticos, alternándose en el poder los tres principales partidos políticos.

A lo largo de las últimas décadas, la República Dominicana ha venido creciendo de forma consistente en muchos aspectos, como demuestran los indicadores económicos. A los periodos de depresión les han seguido recuperaciones cada vez más dinámicas, y dicha progresión ha sido posible debido a cambios profundos en su estructura, como son: el paso de una sociedad eminentemente rural a una sociedad urbana; de una economía basada en la producción agropecuaria a una sociedad de servicios; y del aislamiento internacional a ser una nación abierta y cosmopolita.

La Constitución de la República Dominicana define el sistema de gobierno como democrático, republicano y presidencial. Los últimos procesos electorales se han desarrollado con transparencia y gran participación ciudadana, culminando el proceso de consolidación democrática. El Partido de la Liberación Dominicana (PLD), encabezado por el presidente Leonel Fernández Reyna, se encuentra en el gobierno desde el año 2004, por segunda vez desde que ganara las elecciones en 1996. Desde aquella primera legislatura se han logrado las tasas de crecimiento más altas de América Latina, como resultado de la estabilidad macroeconómica constante y el aumento gradual de la participación del sector privado.

La República Dominicana ha ido conformando una amplia infraestructura, afìn a los requerimientos de una sociedad enfocada hacia la producción y comercialización de bienes y servicios. El país cuenta con un moderno sistema de aeropuertos, de los cuales seis tienen rango internacional, además de once puertos marítimos localizados a corta distancia de los centros de producción entre los más modernos y dinámicos del Caribe. A todo ello le acompaña una extensa red de carreteras que comunica los cuatro puntos cardinales de la nación.

El sistema de telecomunicaciones constituye una de las principales ventajas competitivas con las que cuenta la República Dominicana. Este servicio es provisto íntegramente por compañías privadas y se sitúa entre los más avanzados y eficientes a nivel mundial. Sin embargo, el suministro de energía eléctrica sigue siendo un importante reto para las autoridades, ya que es insuficiente para satisfacer la demanda de la población y la industria, por lo que ha sido necesario implementar mecanismos para racionalizar su distribución.



Marco Económico y Comercial

La República Dominicana goza de una estabilidad macroeconómica que la sitúa a la cabeza de la economías de la región. En 2006, la tasa de crecimiento alcanzó el 10,7% y la inflación no superó el 5%. En ese periodo, tanto la estabilidad de la tasa de cambio como la tasa de interés jugaron un papel decisivo para superar la gran recesión económica que sufría el país desde años anteriores.

La economía dominicana presenta dos perfiles distintos: la economía externa, cuyas principales variables de crecimiento han sido el turismo y las zonas francas industriales; y por otro lado, la economía doméstica, cuyos sectores de crecimiento han sido las comunicaciones, la construcción, la electricidad, el comercio y el transporte. Las zonas francas y el turismo se han desarrollado de forma aislada, debido a una legislación que protege los derechos de los inversores extranjeros, a una estructura tributaria especial y a un ambiente competitivo que ha favorecido la innovación.

El comercio internacional juega un papel importante en la economía dominicana. Los productos importados sobrepasan el 60% del valor de las mercancías consumidas en el mercado local y las exportaciones han aumentado en los últimos años. El auge de las zonas francas y los derechos preferenciales que posee la República Dominicana para exportar hacia los Estados Unidos y la Unión Europea, así como el proceso de integración regional que ha seguido el país han contribuido a ese aumento.

Los productos tradicionales de exportación de la República Dominicana son el azúcar, el tabaco, el café y el cacao, sin embargo, desde que las zonas francas encontraron su apogeo, alcanzando la cuarta posición en el ranking mundial en cuanto a su número, el país exporta una gran diversidad de productos terminados y semi-terminados que incluyen prendas de vestir, zapatos, componentes electrónicos, joyería y medicamentos. En cuanto a productos minerales, son el oro, el aluminio, la plata y el cobre los más exportados.

La República Dominicana posee una ubicación geográfica que le permite acceder fácilmente a los mercados de Estados Unidos, América Latina y el Caribe, y su economía cuenta con el respaldo de un proceso continuo de modernización, que está siendo reforzado por agresivas medidas de apertura e integración comercial, y adicionalmente, se desenvuelve en un clima de estabilidad política y consolodación democrática que ofrece considerables garantías de seguridad para los inversores extranjeros.



Turismo

La República Dominicana posee unas características excepcionales para el desarrollo y la práctica del turismo debido a su clima, sus recursos naturales, su interés histórico y cultural, la competitividad de sus precios y su seguridad. Todo ello ha convertido a la isla en la mayor atracción turística del Caribe, y la primera en número de visitantes.

La industria turística empezó a desarrollarse en el país a partir de los años 70, motorizada mayoritariamente por iniciativas gubernamentales. Sin embargo, a partir de los años 80, el sector turístico comenzó a incluir una mayor participación privada, lo que lo propulsó hasta convertirlo en uno de los pilares fundamentales de la economía dominicana.

La infraestructura turística pertenece en un 54,7% a capital nacional y un 45,3% a capital extranjero. El país cuenta con más de 60.000 habitaciones para alojar turistas que proceden mayoritariamente de Europa y Norteamérica.